Crianza Amorosa más Juego para niñas, niños y adolescentes

 

Propuestas de las niñas, niños y adolescentes para la crianza y el juego

 

 

Propuestas de las niñas, niños y adolescentes para la crianza y el juego

 

 

 

 

El derecho a la participación en intrínseco al ejercicio de todos los derechos en el curso de vida; por ende, ellas y ellos son protagonistas de las políticas de desarrollo territorial. En esta perspectiva, la constitución de la ciudadanía es un logro de la participación de las niñas, niños y adolescentes en los procesos de transformación social.

La movilización y las ciudadanías en la tercera línea de acción de la Política Pública de infancia y Adolescencia 2018 – 2030 y allí se resalta la importancia de “Visibilizar y crear las condiciones para que las niñas, los niños y los adolescentes sean agentes de cambio en lo social, político, económico, ambiental y cultural. incluye estrategias de comunicación y acciones que promuevan su participación significativa en todos los escenarios sociales, culturales, políticos y familiares, entre otros.”. (p.43)

Escuchar la propuestas de 306 niñas, niños y adolescentes a partir participación, es la oportunidad de construir nuevas miradas acerca de las prácticas de crianza que las personas adultas deben transformar partiendo de comprender sus derechos. Esto incluye la manera en la cual las y los gobernantes, servidoras y servidores públicos, agentes educativos, familias, gestores e implementadores de programas sociales y políticas públicas, entre otras personas, pueden implementar acciones acordes a sus intereses y necesidades, y principalmente aprender nuevas formas de relacionarnos con ellas y ellos.

Estas propuestas nos invitan a hacer un análisis en clave de competencias socio emocionales, ciudadanas y de habilidades para la vida, las cuales han sido acogidas y desarrolladas por el Ministerio de Educación MEN (ASDI, 2001; Martínez, 2014) – reconociendo su convergencia con aspectos tales como:

 

 

 

1.La toma de perspectiva: nos propones la necesidad de disponer espacios dignos para jugar; y la responsabilidad de las personas adultas para generar las condiciones de seguridad y respeto; como también, el favorecimiento del derecho al juego que aporte en la construcción de sus proyectos de vida, sin prohibiciones. 

2.Habilidades para la comunicación: expresaron que el diálogo en la familia es una prioridad para ser recibidos desde la escucha activa de sus padres, madres o cuidadores, a partir de atención e interés genuino y respeto al compartir tiempo de calidad. Proponen una comunicación clara y en doble vía, para que se reconozcan, validen y sean tenidas en cuenta sus opiniones.

 

 

3.Habilidades interpersonales para el desarrollo de relaciones sanas: manifiestan con mucho énfasis la acogida y alegría que sienten al jugar y compartir en familia siguiendo reglas acordadas conjuntamente y sin criticarlos con palabras que les duele. 

4.Habilidades de cooperación: expresan solidaridad por aquellos con menos privilegios, proponiendo que todas las niñas y niños sin distinción ni exclusión, puedan mejorar su calidad de vida y que prime la pluralidad, la diversidad, la inclusión y el respeto.