Mandatarios pilos con la niñez impulsan a sus sucesores a seguir jugando